27 de junio de 2014

Sangre a 67€ la bolsa, otra mentira de Internet

(Este post tiene una "segunda parte", rectificando errores y añadiendo matices en la entrada "Sangre a 67€ la bolsa... segunda parte (el que tiene boca, mete la pata)" )


Primera norma del usuario de Internet responsable: No te creas NADA sin contrastarlo primero.
Segunda norma del usuario de Internet responsable: Todo lo que "se cuenta" en Internet es MENTIRA hasta que se demuestre lo contrario.
Tercera norma del usuario de Internet responsable: Los linchamientos ocasionados por cosas "contadas" en Internet son de GILIPOLLAS.

Hace unos meses empezaron a circular por las redes artículos, eventos, peticiones de firmas y protestas varias por el acuerdo firmado entre Cruz Roja y la Comunidad de Madrid.
Las protestas decían, sin excepción, que la Comunidad de Madrid iba a dejar de extraer sangre en colectas callejeras, iba a regalar sus autobuses a Cruz Roja, e iba a comprar la sangre a dicha organización a 67€ la bolsa. Los eslogans eran del tipo "lo que tú donas, ellos lo venden".
Vale la pena saber que la compraventa de sangre es algo PROHIBIDO en España por el Real Decreto 1945/1985 de 1985, refrendado por las directivas 2002/98/CE2004/33/CE de la Unión Europea y de nuevo sostenido en el Real Decreto 1088/2005. La sangre se dona de manera altruista. No se puede comerciar con sangre en la UE. Punto pelota.

Por lo tanto, gritar a los cuatro vientos que uno de los movimientos humanitarios más antiguos e importantes del mundo, y la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, se iban a pasar por el forro dicha legalidad española y europea, ya huele mal. Huele a exageración histérica de internautas desbocados y de medios de comunicación oportunistas y sensacionalistas (que fueron todos menos los de extrema derecha, que ya sabemos que apoyan a los suyos digan la verdad o mientan).

Yo me quedé muy parada, porque a mí ya me habían explicado en mi casa, cuando empecé a donar, que la venta de sangre es un delito igual que la venta de riñones humanos. Y lo mejor es que nadie me sabía confirmar si aquello de verdad era así.

Y hoy, después de casi un año, he ido a donar sangre. No he podido hasta ahora por unas cosas y otras, pero hoy me he montado en el autobús que está en la Puerta del Sol y en el que había logos tanto de Cruz Roja como de la Comunidad de Madrid.

Me subí, me dieron el cuestionario, y ya vi cosa diferentes: El cuestionario era nuevo, me pidieron los dos carnets de donante, y había personal más familiarizado con las cosas que yo ya había visto en Cruz Roja, y otro con las que yo conocía de donar con la Comunidad de Madrid.

Y me llamó muchísimo la atención que el autobús estaba vacío, cuando normalmente en Sol hay siempre cola para donar. O la había hasta el verano pasado, cuando lo hice por última vez.

Mientras me hacían el reconocimiento médico, le pregunté a la doctora por el tema de los 67€ por bolsa, y me lo explicó muy claro y con mucha amabilidad, de la siguiente manera:

-La Comunidad de Madrid decide dejar de extraer sangre en las calles, y cede esta competencia a Cruz Roja, dejándoles los autobuses.
-Se organiza un único registro de donantes común entre Cruz Roja y la Comunidad.
-La Comunidad de Madrid se ocupa por completo de las colectas de sangre en hospitales, y puede organizar campañas de donación.
-En los autobuses va personal tanto de Cruz Roja como de la Comunidad de Madrid.
-La extracción de sangre en la calle tiene unos costes, a saber:

  • Sueldo de enfermeros, médicos y conductores.
  • Gasolina de los autobuses (tanto para moverse como para calefacción/aire acondicionado)
  • Bolsas de sangre
  • Material estéril no reutilizable (agujas, tubos, guantes...)
  • Material de uso continuo (el cacharro de mirar la hemoglobina cuesta 50cts cada vez que mide a una persona)

-Se decide establecer ese coste en unos 67€ POR EXTRACCIÓN. Es decir, que el que tú llegues, te hagan las pruebas, y dones, cuesta 67€ al que lo haga. Sea la Comunidad de Madrid, Cruz Roja o el Conde Drácula (aunque ese se ahorra las agujas). Lo que se paga no es la sangre, sino el servicio de la colecta, que SIEMPRE tiene un coste.
De hecho, establecer el precio en donaciones es más justo que fijar, por ejemplo, una mensualidad, ya que si Cruz Roja no hace extracciones, la Comunidad de Madrid no paga. Es decir: Si un día a una colecta no va ni un solo donante, la Comunidad no paga ese dinero destinado a, por ejemplo, salarios que SÍ se van a cobrar.
¿De verdad creemos que Cruz Roja hace negocio con esto? Por favor...

Esto que me explicó amablemente la doctora aparece también en la web de Cruz Roja muy clarito.

Lo que no aparece, es que las protestas de los energúmenos que se han enterado de la
misa la media han consistido, entre otras cosas, en tirar cubos de pintura roja a trabajadores de Cruz Roja, en atacar autobuses, y, sobre todo, en dejar de ir a donar sangre. No, no es que ahora vayan sólo a los hospitales, donde la extracción sí la lleva la Comunidad. Han dejado de ir, y punto. Y los pacientes, que se jodan.

Cuidado, no estoy defendiendo el acuerdo, ni la decisión de la Comunidad de Madrid, estoy tratando de poner las cosas en perspectiva.

¿Es esta externalización algo negativo? SÍ.
Para empezar, es una privatización. Se cede a un organismo ajeno al Estado una competencia desempeñada hasta ahora por la Sanidad Pública. No hay que pagar, no hay cambios para el público, pero es una privatización de algo que en España teóricamente es público y universal.
Para seguir, va en contra del principio de independencia de Cruz Roja. Se ve bastante bien en este artículo.
Para terminar, supone un cambio muy importante que puede ser un precedente para otras regiones que también quieran externalizar sus colectas de sangre en las ciudades.

Pero... ¿es esto compraventa de sangre? NO. NO. NO. Y NO.

Y, yendo más allá, ¿dejar de donar en las colectas paraliza la privatización o sirve para algo más que para dejar sin sangre a pacientes que la necesitan? TAMPOCO.

Llevo donando sangre dos o tres veces al año desde los dieciocho. He donado en autobuses, en hospitales y en puestos colocados en el Metro. He donado con Cruz Roja y con la Comunidad de Madrid. He donado en todas las épocas del año. Y he donado para ayudar a quien pueda necesitar de sangre para encontrarse mejor. Y cuando he dejado de ir a donar varios meses ha sido por encontrarme en el extranjero, o por saber que no me iban a dejar donar por razones varias.

Protestar por una privatización me parece lícito no, licitísimo.
Protestar por la venta de sangre en países en donde se venda sangre me parece una obligación moral.
Protestar por una cosa que no se sabe lo que es, me parece de ser ignorantes. 
Y protestar dejando de donar sangre me parece de un egoísmo que da miedo.
¿No quieres donar con Cruz Roja? Vete a cualquier hospital. Pero sigue donando.
Si dejas de donar por no ir a los autobuses, es que a ti la donación sólo te interesa si te la ponen delante, y la protesta es lo que menos te importa. Una verdadera protestapor la privatización de la extracción de sangre sería colapsar los hospitales de donantes, demostrar que el número de personas decididas a donar es tal que los autobuses PÚBLICOS son necesarios.

Y todo esto, si partimos de la base que el que la sangre la recoja Cruz Roja es algo malo. Ya que eso 67€ por bolsa (que, repito, no es por la sangre, es una forma de calcular el gasto) los pagaría igualmente la Comunidad en salarios, gasolina, material e infraestructura.
Y vale la pena recordar que hasta ahora la recogían de manera independiente aunque conjunta, y que en el resto de comunidades de España, la siguen recogiendo.

Sé que este post es una gota en un mar de gritos sordos, pero me parece que hay gotas que son importantes. Que protestar por las razones correctas es importante. Y que defender lo justo es siempre importante.

Que con todas las razones lícitas que tenemos para llevarnos las manos a la cabeza y echarnos a la calle, la mitad de las veces acabamos eligiendo las que son mentira, las que están tergiversadas, o las que son gilipolleces, joder.


***

Con todo mi cariño para la doctora y las cuatro enfermeras que han estado hoy en el bus conmigo, que se han portado fenomenal, me han hecho la extracción menos dolorosa de mi vida como donante, y han sido encantadoras.
No sé cómo os llamáis, pero va por vosotras.



(Repito: Este post tiene una "segunda parte", rectificando errores y añadiendo matices en la entrada "Sangre a 67€ la bolsa... segunda parte (el que tiene boca, mete la pata)" )

No hay comentarios:

Publicar un comentario