11 de abril de 2014

Retrato del carromato: Presentadora y Soldado Joe

Durante esos complicados meses en que todo parecía a punto de desaparecer de la faz de la tierra, hubo un reducido grupo de personas que consiguió mantener los pedazos unidos, y me ayudó a mantenerme entera. Unas veces con una conversación, otras con una bronca en su momento, y a menudo simplemente con largos correos que yo enviaba, y ellos leían y respondían con todo el cariño del mundo.

Ahora que la tormenta ha pasado, siento que les debo algo. Un pequeño agradecimiento por tanto. Y lo voy a intentar hacer de la mejor forma posible, en esta serie de retratos.


***

Éste es el único retrato que será doble, porque así tiene que ser. Porque aunque estas dos personas son maravillosas por separado, es en conjunto como mejor las concibo.

En todas las películas de tías la protagonista siempre tiene un grupito de amigas con el que se junta de vez en cuando para cenar, beber, cotillear y hablar de sexo.

En nuestro caso, somos un grupo mixto, no solemos beber mucho, y la mayor parte de las veces hay un momento de la conversación en que hablamos de física, astronomía o cosas parecidas. (Sin descuidar la charla sexual, por supuesto).
Creo que lo nuestro mola más.

Soldado Joe estudió Física y va camino de convertirse en la combinación perfecta entre Sheldon Cooper y Leonard Hofstader, a nivel científico (más Sheldon) y humano (más Leonard).
Es una persona tremendamente racional y analítica, aunque con un punto filosófico que consigue a menudo equilibrar las cosas.

Presentadora es la mayor de los tres, pero no lo parece. Tiene una de las narices más bonitas que existen en este planeta, y un tono de voz muy tranquilizador.
Lleva mucha paz consigo, aunque a veces ella misma no la sienta.

Los conocí encima de un escenario. Hicimos piña casi casi en el estreno, y después a Presentadora le perdimos la pista varios años. Yo seguí en contacto con Soldado Joe, principalmente por mail y Google Chat, aunque a veces nos veíamos.

Hace no demasiado instauramos oficialmente el grupito de toda peli de tías (tuneado). Sin embargo, no tengo claro cuál de los tres es la prota, porque nuestras vidas son bastantes cinematográficas, en cuanto a turbulentas, al menos últimamente.

Presentadora estuvo conmigo cuando estaba decidida a no irme a Niort, incluso a rechazar la beca si llegaban a dármela... y preguntó prudentemente si debía alegrarse o no cuando me la concedieron.

Durante estos meses hemos llenado decenas de correos a tres bandas, siempre con una estructura similar: Saludo, respuesta a uno, respuesta a otro, monólogo onanista sobre las novedades propias.
Al principio nos escribíamos por mensajes de Facebook, pero por petición de Soldado Joe nos pasamos al correo.

Llegamos a tener una conversación por Skype a tres bandas.

Son muy distintos, aunque se complementan bien.

Presentadora es muy empática, reservada y expresiva al mismo tiempo. Al hablar mueve mucho las manos y tiene una risa contagiosa. Su cara de asombro debería ser enmarcada.

Soldado Joe es, a menudo, demasiado prudente, demasiado cauto. Piensa las cosas muchas veces y antes de tomar una decisión tiene que darle muchas vueltas. Está en un proceso de cambio brutal, aunque va pasito a paso. Es de esas personas a las que me encanta picar, y a veces soy un poco brusca con él, aunque le tengo mucho cariño.

Cuando nos vemos en persona siempre hablamos por turno, como en los correos. De hecho, la primera vez que nos vimos tras años de desconexión dibujamos cada uno una línea temporal en una servilleta, para ir contando los detalles de lo que nos había ocurrido en ese tiempo.

Son de esas personas con las que sabes, sientes, que puedes hablar de cualquier cosa. Aunque a veces parezca que no. No juzgan, no critican. Escuchan, entienden y opinan, siempre con el mayor cariño del mundo.

Esa tradición epistolar cibernética que hemos establecido me encanta y, a menudo, cuando me llega un correo espero que sea de alguno de ellos.

Son una pareja maravillosa, aunque no sean pareja. Y creo que los tres hacemos un trío muy apañado. No los cambiaría por nada del mundo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario