1 de marzo de 2014

1 de marzo, día mundial de la concienciación sobre la autolesión

Hoy es uno de esos días en los que hay que salir a la calle con un crespón en la solapa, pero desgraciadamente mucha gente no lo sabe, y por eso es necesario este post.

Hoy es el día mundial para la concienciación sobre la autolesión.

Se trata de un día poco conocido, y que ni siquiera tiene hueco en la Wikipedia en español (en la aglosajona sí que está). Algo llamativo, siendo la concienciación sobre este tema algo tan necesario.

¿Qué es la autolesión?
La autolesión es algo muy malentendido y sobre lo que hay muchísima desinformación. Si se busca en internet, o en la cultura popular, la autolesión abarca desde las llamadas de atención de la pseudotribu urbana "emo", hasta la sadorexia, pasando por los trastornos psiquiátricos graves, los intentos de suicidio, el masoquismo y el proverbial puñetazo en la pared que se salda con dos o tres dedos rotos.

Pero no es ésa la autolesión sobre la que el uno de marzo quiere concienciar.

La autolesión de la que hoy hablo es a la que muchas personas acuden como una manera de aliviar un dolor psicológico y emocional tan enorme que sólo el dolor físico logra aliviarlo por unos instantes.
Es la que genera culpa y confusión en quien la practica, y miedo e incomprensión en quienes le rodean.
Es la que no se exhibe, sino que se oculta de todas las maneras posibles, y que crea un dolor interno aún mayor al desvelarse.
Es la que tiene orígenes muy diferentes y complejos, uno por cada persona que la vive. Abusos, baja autoestima, soledad, depresión...
Es la que es incomprendida, escondida y señalada.

Es un problema, muy a menudo pasajero, presente sólo en una época de la vida de quien la sufre, que puede marcar a alguien para siempre si se encuentra en un entorno desinformado y carente de empatía. Y es por eso que la concienciación, la información y la divulgación son tan importantes.

Porque quien pasa por algo así a menudo teme que le llamen loco, le griten, le insulten o le reprochen que haga algo que sabe de sobra que es malo para sí mismo. Y, desgraciadamente, eso es lo que se suele encontrar. Porque no se nos enseña cómo actuar ante un ser querido que ha decidido conscientemente lastimarse, y tendemos a hacerlo todo al revés. Gritar, exigir la promesa de no hacerlo nunca más, ridiculizarlo...

Sin embargo, el simple hecho de hallar apoyo, comprensión, cariño y ayuda en quienes le rodean puede contribuir a que quien pasa por esto se encuentre mejor, a que deje atrás ese dolor, pida ayuda y empiece una nueva y mejor etapa de su vida.

Hoy es uno de marzo, y aunque haya pocos crespones naranja por la calle, el simple hecho de difundir y desmitificar este problema es ya una manera de salvar a muchas personas del dolor en el que viven.


Para más información, o si necesitas ayuda: Red online de apoyo y divulgación en español.

4 comentarios:

  1. Ya no te puedo votar porque he usado el voto en tu categoría, pero quería decirte igualmente que acabo de descubrir tu blog por los premios de 20 minutos y me ha gustado mucho. Me identifico con tu filosofía de "de todo un poco", además, aunque el mío está en actualidad: http://lablogoteca.20minutos.es/palabras-a-punto-37118/0/ Te sigo en Twitter y te seguiré aquí, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Miriam! No te preocupes por el voto, me alegro de que te guste.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
    2. Por cierto, justo estaba buscando entre los blogs de actualidad de la blogoteca para votar, y el tuyo me ha encantado. Votada y suerte!

      Eliminar
  2. Muy poca gente lo sabe. Me ha sorprendido verlo en un blog actual como el tuyo. Quizá algún día el stigma que tiene este problema se disuelva y la gente lo entienda tal y como es.

    Saludos

    ResponderEliminar