25 de diciembre de 2013

Navidades para todos

"Por fin en casa...."
"¡¡Ya estás aquí!! ¡Hay que poner el árbol! ¡Y los belenes!"
"¡Es verdad!"

Sube las cajas del garaje, desembala y sorpréndete.
"¡Hala! ¿Todavía tenemos esto?"
"Pon esas bolas detrás que están estropeadas"
"Va a haber que hacer más figuras para el belén que tenemos pastores mancos de los dos brazos..."




Villancicos a toda leche.
Me encantan los villancicos, hasta los de los niños con voces demoníacas.
Los tenemos clásicos...
"Caaaampana sooobre campaaaaanaaaa"
"Buhonera por favor quita eso que me suicido"
De los antiguos auténticos...
"En los pueblos de mi Andalucía los campanilleros por la madrugá..."
"Ése lo cantaba siempre mi madre en Navidad, cuando yo era niño, allá por el..."
De los flamencos profundos, que siempre alguno se cuela...
"Estaaando un maaarinerito ramiréééé..."
"Tooodos los años lo canta y aún no se sabe la letra"
Y de esos que surgen de vez en cuando, cuando los que venden CDs de villancicos deciden desempolvar un viejo éxito para estimular a las audiencias.
"Porqueeee el rey Herodes, porqueeee el rey Herodes quiereeee degollarloooo"
"¿Quién es el psicópata que ha inventado eso?"
"Yo qué sé, pero mamá dice que ella en el colegio ya lo cantaba"



Cenas, y comidas, y cenas, y comidas.
Los platos de siempre, esos que no pueden faltar en navidades, incluso aunque no gusten, porque son tradicionales.
El empacho de platos pesados, o muy finos, que nunca comerías en otro momento del año.


Esas felicitaciones que en su día se daban por teléfono, después en complejos sms, y hoy por Whatsapp... pero que siempre son las mismas.





Las nostalgias.
Esas cosas que hiciste en otros años y ya no haces.
Aquella persona que no ha estado este año en la mesa.
Los recuerdos de las navidades de la infancia, que siempre te parecen maravillosas... y que en cierta forma superas.

Y las mil anécdotas que se unirán al taco que ya contamos todos los años.

El momento reflexivo de "si en realidad no somos católicos... ¿por qué seguimos montando toda la parafernalia?"

Los encantadores anti-consumo, anti-navidad, anti-familia, tan enternecedores y tradicionales como los papanoeles gorditos.

Quedadas de las de "¡¡a ver si nos vemos!!" que llegan a cristalizar... y otras que no.

Un poco de lo de siempre, y alguna que otra novedad inesperada...

En fin, que un año más están aquí estas fechas. Pásenlo bien, disfruten y sonrían, que a la nostalgia le jode que le enseñen los dientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario