13 de diciembre de 2013

Leer porque... (respuesta a Molinos)

Molinos ha subido un post muy chulo a su blog (leedlo, merece la pena, sobre todo si sois lectores), y se me ha ocurrido "rellenar las casillas".

Leer un libro porque está de moda y si todo el mundo lo lee será por algo: El código Da Vinci. Se lo regalé a mi madre y lo leí casi a la vez que ella. Me dejó totalmente indiferente.

Leer un libro porque es un clásico que no se puede dejar de leer: Romeo y Julieta. Estaba justo en la época adolescente pastelosa para leerlo y me encantó.

Leer un libro porque alguien te dice "Como estás deprimido, te va a gustar esto": El caballero de la armadura oxidada. Menudo pestiño de libro.

Leer un libro porque le quieres dar otra oportunidad: El Principito. Ya lo conté aquí, fue una forma de reafirmarme en que era una idiotez.

Leer un libro porque es fácil: Maldito karma. Me lo prestaron, lo leí, me reí mucho, y a otra cosa.

Leer un libro porque lo leen tus hijos: No tengo hijos de momento, uso el comodín de los hermanos pequeños: El diario morado de Carlota. Mi hermano despotricaba de él a diario y me lo leí para ver si era tan malo. Lo era. Puaj.

Leer un libro porque te lo regalan: Si me los regala mi madre, acierta seguro (El puente de los asesinos). Si no, a veces llegan sorpresas preciosas (Té con leche) y a veces coñazos tremendos que no soy capaz de terminar (Invierno en Madrid).

Leer un libro porque te empeñas: Los viajes de Gulliver. Tendría 10 años y me aburría infinito, pero me lo tenía que terminar por mis narices.

Leer un libro para poder discutir con conocimiento de causa: Nuevo Testamento, y tengo pendiente el Antiguo. Es algo que más de uno y de dos católicos no han hecho, y te da mucha seguridad en los debates.

Leer un libro que te recomienda alguien que puede llegar a gustarte: La carta esférica. Y me gustó muchísimo, y conseguí que él me lo firmase. Y me pillé muchísimo por él.

Leer un libro porque es el favorito de tu pareja: El club de la lucha. Me pareció bastante poco merecedor de su fama, me pasó por delante de los ojos más que otra cosa la verdad.

Y me gustaría aportar mi granito de arena a la clasificación:

Leer un libro porque te dicen que no lo leas: La Reina del Sur, mi abuela consideraba que no era apropiado para mi edad (15 por aquel entonces) y me lo leí a escondidas. Acabó por ser de mis favoritos.

Leer un libro por obligación: En la facultad y en la vida escolar ha habido muchos, algunos pasables y otros absolutamente insoportables (25 años Sin Constitución). Pero me encantó El mundo incierto de Vikram Lall.

Leer un libro porque es el único que tienes a mano y necesitas leer: Fue mi estrategia para obligarme a leer en francés en esta estancia. Le Petit Nicolas.

Leer un libro porque te has leído otros de la misma saga, y hay que ser fiel: Imágenes en acción, de la saga Mundodisco. Era insufrible, pero era un Mundodisco y había que terminárselo por huevos.

Leer un libro para dejar de sentirte culpable: La noche de los tiempos, de Antonio Muñoz Molina. Mi madre llevaba siglos recomendándome este escritor y nunca llegaba a coger un libro suyo. Me lancé con éste. Y me flipó.

Para los enganchados a la lectura, las razones para leer un libro son infinitas. Y, a menudo, cuando miras a la estantería, recuerdas las vivencias que te acompañaron con cada libro, que son parte de tu historia con él. Trocitos de tu vida que compartes con las páginas, y que te ayudan muchas veces a recordar tu propio camino.

Cosas que tiene leer ^^

3 comentarios:

  1. Gracias!! Que chulo....y sí, Maldito karma es el ejemplo perfecto de lectura fácil y nada más.

    ResponderEliminar
  2. El petit Nicolas es un libro que gana muchísimo en francés, o que pierde muchísimo en la traducción.

    Está muy bien las nuevas categorías que pones.

    ResponderEliminar
  3. De nada Moli! A ti por dar la idea ^^

    Carmen J., la verdad es que sí. Yo me lo había leído en español de pequeña, y no lo recuerdo tan divertido como me ha parecido al leerlo aquí.

    ResponderEliminar