1 de noviembre de 2013

Las guerras de Halloween (todos los años lo mismo)


Otro año más, 31 de octubre.
Otro año más, Difuntos y Todos los Santos.
Otro año más, Halloween.
Otro año más, la misma pelea.

Tenemos dos bandos, y cada bando exhibe sus argumentos y los defiende a morir:


Bando 1: Viva Halloween

Descripción: Lo componen las personas para las que el 31 de octubre es Halloween y no otra cosa. Les parece una de las mejores fiestas del año, adoran disfrazarse de cosas que den miedo y llevar a cabo todo tipo de tradiciones y rituales relacionadas con el Halloween prototípico que todos hemos visto en las películas: Calabazas vaciadas, animales disfrazados, casas decoradas, salir a por caramelos/dar caramelos en casa...
Es, en general, gente joven

Argumentos*: "Si algo es divertido, ¿qué más da de dónde venga?" "¿Estás contra el consumismo en Halloween y no el resto del año?" "¿No te gusta Halloween porque es extranjero? ¿Qué haces bebiendo Coca-Cola conduciendo un Renault y vistiendo ropa de Nike?" "Las tradiciones españolas de estas fechas apestan" "Cada uno tiene derecho a divertirse como quiere"...




Bando 2: Muerte a Halloween

Descripción: Es tremendísimamente heterogéneo, ya que al parecer existen multitud de razones para odiar esta festividad. Intentaré hacer una aproximación a algunas de las tendencias:

·Religiosos: Consideran que Halloween es una festividad pagana que va en contra de la religiosidad que se impone en Todos los Santos y en Difuntos. Condenan que se celebre, y advierten además de la proliferación, unidos a esta festividad, de rituales paganos o satánicos, peligrosos para el alma de sus fieles.

·Patriotas: Su problema con esta fiesta es que es extranjera. Exponen que España tiene sus propias tradiciones de estas fechas (el Tenorio, ir a ver a los difuntos, los huesos de santo...) y que traer cosas de fuera es hacer daño a nuestra cultura para beneficiar a una ajena. Esgrimen el carnaval como el "Halloween español olvidado".

·Antisistemas: Sí, aunque parezca mentira tienen su huequito en esta guerra. Luchan contra la globalización en todas sus formas y maneras, incluyendo la importación de fiestas, y defienden los localismos. Además, critican el consumismo que suponen este tipo de festividades, y por ello buscan su desaparición.

Argumentos: "En Halloween la violencia, delincuencia y satanismo aumenta", "Ya tenemos bastantes americanadas, toca defender nuestras tradiciones", "Defender Halloween es defender la alienación cultural", "Estas fechas son para recordar y honrar a nuestros antepasados, no para profanar sus tumbas"...





Territorios de guerra:

Las redes sociales son el lugar preferido para que ambos bandos luchen a muerte por demostrar quién lleva razón. Ambos bandos están convencidos de tener la verdad absoluta y luchar por la causa correcta, y ambos bandos sienten una mezcla de pena y desprecio por el contrario, al que ven muy perdido.

Twitter en concreto ha echado humo desde que ayer Católicos de España propuso el hastag #HalloweenNO, para difundir una iniciativa  de defensa del "Todos los Santos" tradicional. En ese hastag se han encontrado ambos bandos, han soltado sus argumentos, y se han enzarzado en debates bastante ridículos y con muy poca profundidad. En general, los argumentos dados por parte y parte son bastante demagogos, y no van más allá de los tres tópicos de todos los años.

Sorprende un poco, para quienes nos sentimos neutrales en esta guerra, que una cosa tan estúpida como una celebración levante tantas ampollas entre defensores y detractores, con lo fácil que sería que cada cual disfrutase de su noche libre como buenamente quisiera.





Personalmente, nunca he ido al cementerio un uno de noviembre, ni se me ha enseñado El Tenorio en clase de lengua en mi época de instituto, ni se me ha explicado por qué es típico de estas fechas. "Todos los Santos" tiene un marketing bastante deficiente, y Halloween se vende muy bien, por lo que es lógico que gane terreno. La gente prefiere pasarlo bien a llorar.

No tiene mucho sentido criticar las cosas extranjeras que traemos a nuestra cultura, en un mundo cada vez más globalizado y desdibujado. Nosotros mismos deformamos nuestra cultura a gusto del consumidor cuando vendemos el flamenco como nuestro mayor valor cultural, siendo algo que en gran parte de España se conoce y se vive tanto como en Oslo. O cuando vendemos al turismo la España de sol, playa, paella y botellón, y no se oye hablar del Prado ni del Reina Sofía en ninguna parte.

Tampoco vale para nada decir "ya bebes Coca-cola y conduces un Renault, únete a la fiesta de fuera". Si te gusta una fiesta, está bien que la celebres, pero al menos intenta saber de qué va, y no te quedes en el disfraz de bruja con las ligas al aire, sin ir más allá. No porque algo venga de fuera es mejor tampoco, y las cosas sin criterio siempre se disfrutan menos.

Al final, el fondo es el mismo, la vivencia de la Muerte y lo ultraterreno, ya sea de manera más solemne o más festiva.

Pero lo que se demuestra, año tras año, con esta festividad igual que con San Valentín y alguna otra, es las ganas que tiene el personal de buscar conflicto y estar a disgusto con la vida ajena. No somos capaces de dejar a los demás tener su opinión. Si somos del bando 1 tenemos que saltar a la palestra a defender a muerte algo que en teoría hacemos simplemente por pasarlo bien. Y si somos del bando 2 es necesario que el mundo sepa el mal que representa Halloween, y erradicar toda opinión diferente por ignorante.
Nunca soltamos la presa, y no lees casi ningún comentario de "Que cada uno disfrute del 31 a su manera". No. Hay que pelearse.

Para mí, el 31 de noviembre supone niños pidiendo caramelos por las casa (que yo nunca tengo para darles), la oportunidad de hacer algo especial con lo que pasarlo bien (ya sea disfrazándose, yendo al teatro o lo que surja cada año, en 2013 ha sido cenar y ver una peli en buena compañía), y un nuevo especial de Los Simpsons, que este año han contado con la maravillosa mano de Guillermo del Toro.
Ah, y por supuesto, observar la guerra desde Twitter comiendo palomitas, y sacando ideas para una entrada del blog.

Buenas noches, ya como 1 de noviembre, espero que lo hayan pasado bien.




*Todos los argumentos son frases extraídas de diferentes redes sociales.

1 comentario: