19 de noviembre de 2013

La magia de Internet (GRACIAS)

Te da por abrir la cartera y releer ese artículo que siempre te anima, porque hoy tienes el día triste y te apetece que te recuerden que las cosas se arreglan.
Y, tras leerlo, piensas “debería contar mi historia con este artículo en el blog”.
Y escribes un post muy corto, con el texto del artículo y una foto que has hecho con el móvil.
Y lo enlazas en Twitter, porque es lo que siempre haces.

Sales del despacho, te montas en el autobús, llegas a casa, te quitas el abrigo (qué frío hace en Niort), saludas a tus compañeros de piso…
Ves una serie, meriendas, charlas un rato…
Y de pronto miras el móvil.
“¿¿¿¿Pero esto qué es????”

Y flipas.
Y asistes asombrada, durante horas, a la avalancha de personas que se han reconocido en tu texto, o a las que tu post les ha servido para recordar cómo les hizo sentir ese mismo artículo.
Y ves que el autor del artículo te retuitea. Y te sigue.
Ves tu tuit en la web oficial del escritor.

La gente te habla en Twitter, te da las gracias. Decenas de retuits.
Tus amigos están que no se lo creen. Te felicitan.
Escribes al autor, expresándole tu gratitud por haberte leído.

777 visitas al post.
1090.
2130.
3999.
Cuando te acuestas, 4070.

Y te levantas, con la euforia más calmada.
Y 24 horas después de subir el post, son ya 5233 visitas.
Y ves que el escritor te ha respondido. Y que te da las gracias él a ti.
Y se te saltan las lágrimas.

Jamás habría imaginado todo esto. La magia de un artículo unida a la magia de Internet.

Gracias a todos los que han leído.
Gracias a todos los que han comentado.
Gracias a todos los que se han sentido identificados.
Gracias a todos los amigos que han compartido conmigo la ilusión, la euforia y la incredulidad.
Gracias a todos los que han retuiteado, citado, compartido.
Y gracias, por supuesto, a don Arturo. Por hacerlo posible.

Porque nadie dijo que fuera fácil… pero tampoco nos contaron que podía ser maravilloso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario