24 de agosto de 2013

"Periodismo", ética y turistas

Cuando uno se dedica al periodismo, a menudo tiene que encontrarse defendiendo su profesión a capa y espada. Bien de aquellos que afirman que los programas de corazón son tan periodísticos como el New York Times, o bien de quienes denuncian a los periodistas como los únicos culpables de todos los males del mundo.

En parte es por solidaridad gremial, y en parte porque a nada que hayas estado en una redacción, sabes que las cosas nunca son tan fáciles como las pintan desde fuera. Que nadie se salta la objetividad por gusto, y que la politización de los medios es culpa de muchos sectores y variables que nada tienen que ver con los profesionales del periodismo.

Pero, igual que por conocer el mundillo desde dentro lo defiendes con más ganas, cuando ves cagadas eres el primero en llevarte las manos a la cabeza. Por ejemplo, lo que ocurrió con Chávez y El País, o el ignominioso partidismo de La Razón.

Aún así, hay veces que ves barbaridades tan gordas, que no sabes reaccionar. Y de una de ésas quiero hablar hoy.


Egipto está ahora mismo de dolorosa actualidad. Tras su "primavera árabe" la situación se ido tensando y radicalizando y es difícil predecir qué va a pasar.

Ante esta realidad, hay muchos enfoques para elegir a la hora de contarlo: La situación del país en sí, la trayectoria de la situación desde la caída de Mubarak, qué suponen estos conflictos dentro del panorama de Oriente Medio... Pero claro, no todos los enfoques son pertinentes.

Cuando uno se encuentra el "enfoque periodístico" que se puede leer en la portada de la imagen, lo menos que espera es que sea un error, o incluso algún tipo de retorcida broma. Pero, desgraciadamente, no es así.

Un medio regional titula, junto a una imagen de desgracia, sobre los futuros beneficios que traerá a la comunidad autónoma el desastre humanitario de Egipto. Con dos pares.
No sé qué se le pudo pasar por la cabeza al que redactó el titular, ni al que escogió la foto, ni al redactor jefe que aprobó ambos.

"¡Qué bien! ¡Todos esos muertos nos van a traer beneficios! ¡Más facilidades para salir de la crisis! ¡Yupi!" Pensarlo ya es fuerte. Publicarlo en portada es alucinante.

Las reacciones han sido muy rápidas (de hecho este post llega muy tarde respecto a todo lo que se ha despotricado al respecto), y se ha condenado, criticado e insultado hasta la saciedad a la portada, al periodista, y al periódico.

Pero... ¿y si miramos más allá?

Esta noticia no es ni muchísimo menos la primera que habla de los beneficios turísticos que supone para España la Primavera Árabe, al final del post podéis encontrar noticias de medios regionales y nacionales que tanto en 2011 como este mismo año se las prometieron muy felices y auguraron un buen futuro para el turismo español gracias a las desgracias del Magreb.

En ellos hay algún comentario criticándolo, pero de ninguno recuerdo que haya habido tanto revuelo.

¿El caso de "Última hora" es de verdad tan diferente?

El sentimiento expresado es el mismo, y es igualmente censurable, pero como su visibilidad no lo es, se introducen matices que de entrada no existen.
Dónde se cuentan las cosas es tan importante como el contenido, y plantar esos buenos augurios en la portada uno de los días en que cientos de personas han muerto en El Cairo, es de un pésimo gusto y una ética más que discutible. Además, utilizar imágenes de las víctimas de los disturbios, es llamar al morbo gratuitamente.

De esta manera se consigue que la misma noticia, metida en la sección de internacional, y con una foto de las playas de Ibiza, pase completamente desapercibida.

Para mí, además, hay diferencia entre contar que el número de turistas ha ascendido debido a los disturbios (que es un hecho noticioso, y se debe contar, aunque se tendría que hacer hincapié en el turismo, que es la noticia, y no en la desgracia que lo atrae), a especular lo buenas que serán las muertes para Baleares en vez de cubrir el conflicto.

Pero, en cualquier caso, este debate moral se concluye en lo mismo que muchos otros: Poner la rentabilidad económica por delante de las personas, porque al fin y al cabo "interesa más". Además, para el "gran público" sólo es criticable y escandaloso lo evidente, si se ve poco, no molesta.

Es más, ¿cuántas personas de verdad se alegrarán en su fuero interno de que la economía española se beneficie de ese desastre? Más de las que lo reconocen, eso seguro. Al fin y al cabo, es uno de los pilares de nuestro sistema: Que las guerras estimulan la economía de quienes no las padecen.

Y es que el periodismo, cada vez más comercial, no es otra cosa que el reflejo de la sociedad que lo consume. Y por eso se sigue consumiendo, y por eso la objetividad ni es, ni será, rentable.

______________________________________________________________________

Enero de 2011: "Las revueltas en Egipto y Túnez desvían turistas a la costa valenciana" (El mercantil valenciano)

Febrero de 2011: "Los disturbios en Túnez y Egipto benefician al turismo en Canarias"  (Antena 3)

Febrero de 2011: "España espera más turistas por disturbios en Egipto y Túnez" (El Economista)

Julio de 2013: "Los países competidores, fuera de juego" (Preferente.com)

Julio de 2013: "España, destino "refugio" para turistas" (Diario de Navarra)

Agosto de 2013: "La crisis de Egipto impulsará aún más la llegada de turistas a España" (ABC)

No hay comentarios:

Publicar un comentario